10 trucos para cuidar tu piel en invierno - Solopiel Clínica Medicina Estética

10 trucos para cuidar tu piel en invierno

Cuidados de invierno

10 trucos para cuidar tu piel en invierno

Te ofrecemos diez consejos imprescindibles para afrontar los meses de invierno con un buen cutis. Y es que el frío, la calefacción, el viento afectan a nuestra piel, resecándola y produciendo irritación y tirantez. Por ello es importante cuidarla y protegerla.

Solopiel – Clínica Estética

Tápate. Han llegado el frío, la nieve, el viento… Bajan las temperaturas. Protege tu piel de las inclemencias invernales. La moda está de tu parte: gorritos de lana y croché, mutones de piel, bufandas XXL, jerseis de punto oversize… ¡Entra en calor!

El peso influye. Estás siguiendo un plan de adelgazamiento y hay que tener en cuenta que los cambios de peso reducen la firmeza de la piel. Incrementar la actividad física de tonificación y utilizar alguna crema reafirmante te va ayudar a evitarlo.

Controla el estrés. Concilia tu vida personal y profesional. Recuerda que tienes un horario de trabajo para entrar y para salir de la oficina. Y si al llegar a casa no desconectas, intenta empezar algún hobby. Sobre todo, planea un rato cada día para hacer una actividad que te relaje.

Muévete. Aprovecha para disfrutar de los deportes de invierno para mantenerte en forma. Recuerda proteger tu cara del frío y del sol. Si vas a esquiar, utiliza los fotoprotectores adecuados.

Mantén una temperatura adecuada. Hace frío, pero un exceso de calefacción puede provocar que la piel se seque (y también las mucosas, que son la primera barrera de protección contra las infecciones: catarro, gripe…). Los expertos recomiendan situar la temperatura alrededor de los 20-21 grados, con una humedad relativa del 40 al 70%.

Aprovecha el momento para dejar de fumar. Fumar genera radicales libres que tienen efectos oxidantes negativos como una reducción del grosor de la dermis y la epidermis. Junto con el sol, es un factor clave de envejecimiento, recuérdalo.

Hidrátate. Pero con cremas adecuadas y, sobre todo, bebiendo mucha agua. Te recomendamos tomar de 1,5 a 2 litros diarios. Modera también el uso de jabones agresivos en esta época del año.

Vigila si tienes la piel sensible o reactiva. En invierno es habitual en este tipo de piel la aparición de enrojecimientos y picores. Hidrátala con productos adecuados, elige aquéllos que mejor se adaptan a tu tipo de piel. Hay cuidados anti-rojeces con complejos calmantes y descongestionantes, como la avena, un extracto rico en oligómeros que actúa sobre la reactividad cutánea, o la glicerina, con propiedades humectantes.

Despídete del sol. Uno de los peores enemigos de nuestra piel nos deja descansar una temporada. Pero no te despidas de la protección solar porque los radicales libres siguen actuando en invierno.

Calcula la edad de tu piel. Conocer tu piel y su edad te permitirá empezar a hacer cambios en tu estilo de vida. También saber qué tipo de piel tienes te ayudará a cuidarla adecuadamente.

Por último recuerda que es importante evitar los cambios bruscos de temperatura, por ejemplo cuando estamos en la calle y al llegar a casa nos sentamos enseguida frente a la estufa, la calefacción o la chimenea. Este tipo de cambios solo resecan tu piel y la hacen padecer aún más el invierno.

Además es fundamental mantener un buen cuidado de la piel, limpiándola de forma adecuada, eliminando el maquillaje a diario y manteniéndola siempre en perfecto estado sin importar la estación del año.

Las mascarillas y exfoliantes especiales para la cara son también recomendables durante el invierno, pues ayudarán a eliminar las células muertas, a limpiar tu rostro y darle vida, algo esencial cuando la ausencia de sol nos hace lucir a todas una piel un poco más opaca.

¡Verás cómo con un poco de constancia tu piel estará al nivel de tu nueva yo!